Un Rayo Util

05/12/2009

Por los senderos de cada bosque uno puede encontrar paz, con tal que se la lleve con el resto de su equipaje. Sin escape, ni remedio de las pesadillas de nuestro mundo, la luz del día como en la jungla mas cubierta a veces llega a lo mas bajo. Allí, en donde menos se esperan los rayos del sol, pega una columna de oro a tierra. En ese pedacito de fertilidad, empieza a crecer el futuro.

Cuando camines por las torres enormes de nuestra ciudad, no te olvides de las cosas que siempre tendras contigo. En la sombra de los edificios rectificados en muestra del poder del mundo esoterico social, recuerda te de los implimentos que tienes. No va a ser el dinero, ni tu ropa de tela fina, ni tu cara linda o cualquier posesión táctil. En tu corazón llevaras el saber que alguien te quiere.

Así, al pasar las manifestaciones del poder de Dios en la naturaleza y al caminar en las calles de cada pueblo y ciudad, andarás con tu cara en el sol. Nuestro amor te mantendra caliente en los tiempos fríos y te dará luz en la oscuridad del largo invierno. Te va cariciar en el verano, como un viento refrescante cerca del mar.

En una esquina de tu corazón, siempre pegara ese rayo fuerte y sano, para que siempre sepas que allí estoy. Si estoy cerca, acostado al lado tuyo con mis brazos enlazando tu piel suave. O si estoy lejos, mirando a la misma luna que te ilumina en plata, allí estaré.

Te quiero, amor. Tanto como el sol saldrá mañana, te amo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: